English

07-07-2014 : Reportaje Especial de E360

En el corazón de China, un reguero tóxico va desde las fábricas hasta los campos y los alimentos

Antiguamente conocida como el granero de China, la provincia de Hunan ha sido el mayor productor de arroz para la creciente población de China. Sin embargo, la contaminación tóxica procedente de las minas de Hunan y las plantas de metales pesados han contaminado gran parte de su fértil tierra de cultivo, lo que ha puesto en riesgo el suministro de alimentos básicos en China. Este es el segundo artículo de la serie.

por

(Foto: He Guangwei / Yale Environment 360.)

Un agricultor cultivando arroz en la provincia de Hunan, en el condado de You, donde se han encontrado altos niveles de toxinas en la tierra. El año pasado, se descubrió que el arroz que se había cultivado en el condado estaba altamente contaminado con cadmio, que puede acumularse en el cuerpo y causar daños vitales en los órganos.

Cao Fushe pasó la mayor parte del año pasado preocupado por si sería capaz de ganar suficiente dinero para mantener a su familia. Cao tiene unos cincuenta años y trabaja cultivando arroz en una granja familiar de 1,21 hectáreas en la aldea de Zhujiaqiao, en el condado de You, que forma parte del municipio de Zhuzhou, en la provincia natal de Mao Zedong de China central. Su economía se ha visto afectada por algo que nunca antes había oído: la contaminación por cadmio.

El cultivo de arroz es agotador, además de un trabajo cada vez menos rentable en China. Hace doce años, Cao, como muchos pequeños granjeros, se vio obligado a complementar su salario trabajando en la construcción en Guangzhou, la capital de la provincia vecina, Guangdong. Luego, se le ocurrió que podía ganar más dinero cambiando de profesión. Dejó su trabajo y volvió a casa, al condado de You, para establecerse como comerciante de arroz. Como tal, trabaja en nombre de empresas estatales dentro del sistema de adquisiciones controlado por el gobierno, comprando arroz para las reservas estatales de grano según los precios establecidos por el gobierno.

Cosecha contaminada:
un reportaje especial de e360
Este artículo es el segundo de una serie de tres sobre la contaminación del suelo en China. El primer artículo analiza el problema en conjunto y su impacto en la salud pública, y el tercer artículo se centra en los costes y la complejidad de llevar a cabo algún tipo de limpieza. Estos artículos son un proyecto conjunto entre Yale Environment 360 y Chinadialogue, con el apoyo del Pulitzer Center on Crisis Reporting.

Con dos camiones y ocho empleados, el negocio iba bien: en 2012 el país obtuvo una cosecha muy buena, y Cao disfrutó de su mejor año, en el que compró 4.000 toneladas de grano, convirtiéndose así en el mayor comerciante de su ciudad. Pero el 16 de mayo de 2013, las autoridades de seguridad alimentaria de Guangzhou anunciaron que de 18 muestras de arroz y productos derivados procedentes de la provincia de Hunan, ocho estaban altamente contaminadas con cadmio, un metal pesado silencioso y mortal que se acumula en el organismo y ataca a los riñones y demás órganos. De las ocho muestras más contaminadas, cinco procedían de tres molinos de arroz del condado de You, en el que se encuentra la aldea de Cao. En febrero de 2013 ya se habían encontrado en el arroz niveles similares de dicho metal, pero este segundo descubrimiento de contaminación generalizada fue lo que afianzó la mala reputación del arroz procedente de Hunan, que se etiquetó de peligroso. A partir de ahí, los precios empezaron a caer.

El arroz que no se vende rápido se estropea, y el arroz en mal estado se vende a precios muy bajos. Los granjeros del lugar vieron como caían los precios no solo del arroz, sino también del resto de cultivos, aunque en un primer momento no lo relacionaron con el escándalo del cadmio. Las pérdidas de los comerciantes de arroz fueron menores que las de los granjeros, y Cao aún pudo ganar unos 16 dólares por cada tonelada de arroz vendido. Pero ante la incertidumbre de qué efectos podían tener los informes sobre contaminación en la venta de arroz, optó por reducir drásticamente la cantidad de arroz adquirido a lo largo del año.

Cao aún no entiende cómo el arroz llegó a contaminarse con cadmio, pero lo que sí sabe es que el ambiente de su aldea antiguamente fértil está ahora contaminado. La provincia de Hunan, más conocida como el granero de China, es la mayor productora de arroz, con 30 millones de toneladas cada año, el 15% del cultivo total del país. El condado de You es uno de los cuatro condados principales en producción de arroz de la provincia, con más de 6.000 hectáreas de arrozales en cultivo en 2012 y una cosecha de 484.400 toneladas. A la vista del aumento de la población y una preocupación muy asentada por el abastecimiento de comida del país, el gobierno anima a los productores de arroz de Hunan y demás provincias a producir tanto arroz como puedan.

No obstante, Hunan también es conocida por sus minas de metal no ferroso, que producen unos 50 millones de toneladas de desperdicios al año. Las aguas residuales de las minas a menudo se utilizan para regar los cultivos; y los residuos de las minas, que además de otros contaminantes contienen cadmio, no suelen gestionarse. Así pues, lo que contaminó el arroz fue el cadmio de los desperdicios de la mina de Hunan que se filtró en la tierra.

Cuando el escándalo salió a la luz, el gobierno del condado de You lo negó todo. En una declaración oficial, el gobierno del condado declaró que no existía ninguna mina de metales pesados en un radio de 10 km de los cultivos de arroz contaminados, aunque otros afirman que la contaminación ha sido un secreto a voces durante años.

En Zhuzhou, los más de 160 km2 de tierra analizada estaban contaminados con niveles de cadmio cinco veces por encima del límite permitido.

Ya en 2006, la aldea de Xinma, en el mismo municipio, padeció un episodio de envenenamiento en masa por cadmio, en el que murieron dos personas y a otras 150 se les diagnosticó un envenenamiento menor, aunque crónico, por cadmio. Tuvieron que abandonarse más de 64 hectáreas de tierra en Xinma y en las aldeas vecinas.

Yin Lihui, al frente de la Hunan Agricultural Resources and Environmental Protection Station, admite que la contaminación procedente de las minas de metales no ferrosos es especialmente grave en la cuenca hidrográfica del río Xiang. Además, el Economic Daily, un periódico nacional del gobierno, informó que el Xiang, el “río madre” de Hunan, es el más contaminado por metales pesados de todos los ríos de China.
Un ciudadano de Zhujiaqiao, que no quiso revelar su nombre, afirmó que habían existido varios talleres de fundición de metales pesados y algunas fábricas de óxido de zinc en el distrito, y los habitantes familiarizados con la producción de óxido de zinc, utilizado en la industria química y cerámica, recuerdan que el lodo con restos de cobre y cadmio era un producto derivado del proceso de producción. Según él, las empresas ubicadas en Zhujiaqiao simplemente vertían el lodo. Las autoridades de protección medioambiental del condado de You señalan que el condado se gastó 3,2 millones de dólares solo en 2012, y que clausuró 24 plantas de metales pesados, pero a pesar del cierre de las fábricas por parte del gobierno, un indeseable legado de toxinas procedentes de ese lodo sigue filtrándose en la tierra cada vez que llueve.

Ver galería
map2b_without_you_county_600

Mapa: Aaron Reiss / Yale Environment 360

Esta zona de la provincia china de Hunan es la región con mayor producción de arroz, pero largas extensiones de su tierra están contaminadas por los residuos procedentes de las minas y las industrias. (

En noviembre de 2010, el China Geological Survey estudió las condiciones de la tierra en la cuenca del río Amarillo, los valles del noroeste y la cuenca del río Yangtze mediante la toma de más de dos millones de muestras y el análisis de 600.000 muestras compuestas. El resultado indicó que el municipio de Zhuzhou, que incluye el condado de You, contenía el nivel de contaminación de cadmio más alto de China: más de 160 km2 de tierra analizada contenían niveles cinco veces por encima del límite permitido.

Desde el inicio del décimo Plan Quinquenal en 2001, Hunan ha sido la mayor fuente de contaminación de mercurio, cadmio, cromo y plomo del país y, junto con la provincia de Gansu, la segunda mayor fuente de contaminación de arsénico. Según datos oficiales, unos 28.000 km2 de tierra en Hunan, un 13% del área total de la provincial, se han visto contaminados por metales pesados y los desperdicios de la minería.

En comparación con áreas costeras más ricas, el condado de You es relativamente pobre y depende de las minas de hierro y carbón, además de los minerales. En 2012, justo cuando la magnitud de la contaminación se hizo evidente, el condado de You se vio también afectado por una caída en los precios del hierro y el carbón. El año anterior, el gobierno de la ciudad había invertido 6.400 millones de dólares en limpiar el área de Qingshuitang, la más contaminada, que durante años sufrió las fábricas químicas y de fundición. En el lecho del puerto fluvial de Laoxia, no muy lejos de la desembocadura de aguas residuales de Qingshuitang, en Zhuzhou, se detectó que los niveles de cadmio eran 1.800 veces más altos de lo especificado por la normativa china de calidad ambiental del suelo y que los niveles de plomo estaban 52 veces por encima del límite. El puerto de Laoxia ha acogido varias empresas dedicadas a la producción de óxido de zinc y sulfato de zinc, cuyos residuos se vertían directamente al río Xiang. El programa de descontaminación del gobierno incluía medidas para prevenir el aumento de la contaminación, tratar el suelo contaminado y reubicar a la gente afectada.

La preocupación por el abastecimiento alimentario hace que las autoridades no se atrevan a disuadir a los agricultores de plantar, aunque el suelo esté contaminado.

A principios de 2012, el gobierno de la provincia empezó a investigar la contaminación por cadmio de los arrozales. Se seleccionaron las variedades de arroz que parecía que absorbían pequeñas cantidades de metal y se buscaron métodos para desactivar el cadmio de los campos y una forma rápida de detectar su presencia en el arroz. Luo Yueping, director del Hunan Environmental Monitoring Center, está al frente de la investigación sobre la distribución de cadmio en los arrozales de la provincia. El gobierno espera que este estudio ayude a cuantificar el alcance de la contaminación y establezca las bases para un plan de acción.

Está previsto que este año se complete el plan del gobierno para evitar que el arroz contaminado llegue a la mesa, el cual se basa en un sistema de monitoreo y prácticas seguras de agricultura para garantizar la seguridad alimentaria. Sin embargo, la preocupación por la seguridad alimentaria entra en conflicto con la inquietud del gobierno central por abastecer de alimentos a la población, lo que lo lleva a presionar a las provincias agrícolas como Henan y Hunan para que produzcan más alimentos. Estas presiones hacen que las autoridades provinciales no se atrevan a disuadir a los agricultores de plantar, aunque el suelo esté contaminado.

Sun Zhong, director del China Grain Yida Institute y miembro del Hunan Agricultural Product Market Monitoring y del Early Warning Expert Committee, ha confirmado que a pesar el descubrimiento de metales pesados en el arroz de Hunan, el gobierno provincial mantiene su objetivo de producir más de 66.000 millones de libras de arroz. Según Sun Zhong, a pesar del estímulo del gobierno por producir más, a los agricultores de Hunan les preocupa que no puedan vender el arroz que el gobierno quiere que produzcan. Los documentos entregados en la People’s Political Conference provincial revelan que está aumentado el número de productos agrícolas de Hunan rechazados por los compradores de fuera de la provincia a causa de la contaminación.

La contaminación por cadmio en el suelo no puede eliminarse rápidamente, y Sun Zhong aún espera que el gobierno aparezca con un plan a largo plazo. No obstante, según el informe de calidad de la tierra de Hunan emitido por el Departamento de Agricultura de Hunan a finales de 2012, la contaminación por metales pesados en la provincia sigue empeorando. Las áreas de contaminación aisladas en un principio, ahora se han extendido y han afectado áreas más grandes; la contaminación se extiende lentamente desde la periferia de las ciudades hasta el campo.

La contaminación por metales pesados está empeorando y extendiéndose de la periferia de las ciudades al campo.

China solo dispone de un 10% de la tierra cultivable del mundo para alimentar a una población que representa casi el 20% de la población mundial. Además del mayor productor y consumidor de arroz del mundo, China ha sido un gran exportador neto de arroz en las últimas décadas, mayormente en Asia y África, pero la producción de alimento en China está siendo amenazada por una gran variedad de factores. A finales de 2013, un informe nacional sobre el suelo publicado por el Ministerio de Agricultura de China reveló que se estaba reduciendo el área de tierra cultivable por culpa de la contaminación, la urbanización y la industrialización. El informe destacaba que entre 2006 y 2009, se había perdido el 0,2% de la tierra cultivable por ese motivo, y que la contaminación por metales pesados y demás contaminantes inutilizaba para la agricultura al 2,5% de la tierra de toda China. El viceministro Wang Shiyuan admitió que más de 3 millones de hectáreas de tierra cultivable estaban moderadamente contaminados. Además, la tierra que aún estaba en uso contenía una combinación de metales pesados, pesticidas y fertilizantes químicos que reducían su contenido orgánico, lo que impactaba en la cantidad y la calidad de las cosechas.

El gobierno ha establecido una “línea roja” para proteger unos 121 millones de hectáreas de tierra cultivable con el objetivo de garantizar el abastecimiento de comida de China, pero la situación continúa deteriorándose. La falta de regulación y de penalizaciones en muchas áreas permite que se utilicen aguas residuales no tratadas para regar los cultivos, y que las fábricas industriales sigan vertiendo desechos y aguas residuales.

MÁS DE YALE e360:

El sucio secreto de la contaminación china: el boom envenenó su suelo y sus cultivos

La primera parte de esta serie detalla cómo tres décadas de rápido crecimiento económico en China han dejado un legado alarmante — la extendida contaminación del suelo que ha afectado tanto a los cultivos como a la salud pública. Aunque en un primer momento se consideró cualquier información sobre el suelo como “secreto de estado”, las autoridades chinas poco a poco están tomando consciencia de la gravedad del asunto.

LEER MÁS

El gobierno se ha negado repetidamente a publicar los datos completos sobre la contaminación del suelo. En 2013, Dong Zhengwei, un abogado de Beijing, solicitó al Ministerio de Protección Ambiental dichos datos, además de la información sobre sus causas y los métodos para gestionarla. La solicitud fue denegada basándose en que era un “secreto de estado”. Esta negativa originó una fuerte reacción pública, lo que obligó, entre otros factores, a publicar información limitada al respecto a finales de 2013, y a pesar de la poca información que se dio, los datos facilitados causaron una gran preocupación.

Un informe reciente publicado en Beijing criticaba la información ofrecida por el Ministerio de Agricultura, ya que dejaba sin resolver muchas dudas sobre el impacto de la contaminación en la seguridad alimentaria y la salud pública. El informe también destacaba que los problemas medioambientales agrícolas causados por la industria y la minería significaban que China afrontaba unos riesgos para la seguridad alimentaria mucho peores que los del resto de naciones.

Independientemente de las acciones que se lleven a cabo, una cosa está clara: el legado de la frenética industrialización de China perseguirá a los agricultores y consumidores chinos durante muchos años.

Este artículo es el segundo de una serie de tres sobre la contaminación del suelo en China. Estos artículos son un proyecto conjunto entre Yale Environment 360 y Chinadialogue, con el apoyo del Pulitzer Center on Crisis Reporting. Una versión en chino de este artículo está disponible en Chinadialogue.

He Guangwei
He Guangwei es un redactor y periodista de investigación del The Times Weekly, un diario chino nacional de Guangzhou, en la provincia de Guangdong. Fue uno de los ganadores del Premio de Prensa Medioambiental Chinadialogue-Guardian en el 2012. Desde el 2006, He ha trabajado para varios medios de comunicación en la China continental y en Hong Kong cubriendo las noticias de actualidad. Ahora centra su actividad en el periodismo de investigación en profundidad. También es un usuario activo de Weibo, el Twitter chino.