English

20-12-2016 : Entrevista

El legado del hombre que cambió nuestra visión de la naturaleza

El científico alemán del siglo XIX Alexander von Humboldt popularizó el concepto de que el mundo natural está interconectado. En una entrevista de Yale e360, la biógrafa Andrea Wulf explica cómo la visión de Humboldt ayudó a crear el ecologismo moderno.

por

Fue un intrépido viajero por el mundo, un erudito cuyo conocimiento abarcaba la botánica, la geografía, la geología, y mucho más. Veía la naturaleza como una red de vida y, en una conclusión sorprendente en su presciencia, afirmó que la deforestación y “las grandes masas de vapor y gas producidas por la industria” eran las causas del cambio climático.

El nombre del naturalista prusiano del siglo XIX, Alexander von Humboldt, ha sido prácticamente desconocido en el mundo de habla inglesa en la era moderna.

andreawulf_kb_antoninagernAntonina Gern

Andrea Wulf

Pero la historiadora Andrea Wulf, en su superventas La invención de la naturaleza, pretende situar a Humboldt en el lugar que se merece, como, según ella, “el padre de la ecología”.

En una entrevista con Yale Environment 360, Wulf explica qué llevó a Humboldt a dichas conclusiones, tan sorprendentes en su tiempo. “La mayoría de científicos que observaban el clima solo prestaban atención al tiempo… pero Humboldt veía el clima como una interconexión de masas de tierra, altitudes, meteorología y océanos. Él lo juntaba todo”. Wulf explica que Humboldt creó un género de literatura completamente nuevo que hizo la ciencia accesible a las masas, combinando las observaciones empíricas con un recio lenguaje. “No tenía ningún miedo de decir: ‘Debemos usar nuestra imaginación y nuestros sentimientos para comprender la naturaleza’. Ningún científico hacía eso en aquel entonces.”

Los ecologistas de hoy en día, afirma Wulf, pueden encontrar inspiración en la obra de Humboldt. “Cuando veo los debates medioambientales actuales que tienen lugar en el ámbito político, realmente echo en falta ese sentimiento de admiración por la naturaleza, ese reconocimiento de que solo vamos a proteger lo que amamos”.

_____

Yale Environment 360: En su libro aprendemos que el objetivo de Humboldt en su épico viaje a América Latina era descubrir cómo, en sus palabras, “todas las fuerzas de la naturaleza están entrelazados e interrelacionadas”. ¿Cómo era de radical esa forma de pensar en 1799?

Andrea Wulf: Muy radical. Básicamente, Humboldt aparece con la idea de que la naturaleza es una red de vida, que es casi como un tapiz. Él describe a la Tierra como un organismo vivo, y eso era algo completamente nuevo, en el sentido de que, hasta ese momento, la naturaleza se veía más como un sistema mecánico.

En aquellos tiempos, los científicos estaban estudiando la diferencia entre materia orgánica e inorgánica, pero él es realmente el único que está hablando de disciplinas distintas, y las junta para crear este nuevo concepto o visión de la naturaleza tan diferente. En Europa ya había científicos que pensaban en la fuerza vital de los organismos. Pero Humboldt tomó ese concepto y lo aplicó a la totalidad de la naturaleza, y eso era lo realmente nuevo, porque él veía las conexiones globales. Por ejemplo, él es el primero en definir las zonas mundiales de vegetación y clima.

e360: También percibe el efecto de la deforestación sobre el clima. Acaba señalando también otras causas de la degradación ambiental, incluyendo el monocultivo y, en sus palabras, “las grandes masas de vapor y gas producidas por la industria”.

humboldt_and_bonplant_in_the_jungle

Pintura al óleo de Eduard Ender, 1856

Alexander von Humboldt y el botánico francés Aimé Bonpland en la selva amazónica.

Él escribe: “Todo es interacción y recíproco”. ¿Fue el hecho de que era un polímata lo que le permitía llegar a estas impresionantes conclusiones?

Wulf: Creo que hay varias cosas. Puesto que era un polímata y, por lo tanto, no se adhería a una sola disciplina, podía mirar a través de estas fronteras. Por ejemplo, la mayoría de científicos que observaban el clima solo prestaban atención al tiempo. Tenemos, por ejemplo, a Thomas Jefferson, que estaba obsesionado con el tiempo, cada día medía la temperatura, el viento y la humedad. Pero Humboldt veía el clima como una interconexión de masas de tierra, altitudes, meteorología y océanos. Él lo juntaba todo. Y podía hacerlo porque estaba interesado en el tiempo, pero también estaba interesado en las plantas y la tierra. Él juntaba todas esas disciplinas.

Muchos de sus contemporáneos destacaban su increíble memoria. Podía recordar la forma de una hoja al cabo de 40 años. Podía recordar exactamente las capas y estratos de rocas décadas más tarde. Cuando se encontraba, por ejemplo, en las montañas de Altai en Rusia, su mente recordaba lo que había visto en los Andes. O cuando estaba en los Andes, su mente recordaba lo que había visto en los Alpes. Podía realizar esas conexiones. Y creo que hay algo que tendemos a olvidar: Entonces, no había muchos científicos que hubieran visto tanto mundo como Humboldt. Estaban básicamente estancados en el lugar donde habían sido criados, quizá se movían un poco, pero había muy pocos científicos cualificados que viajaran por el mundo.

e360: El libro de Humboldt, Cuadros de la naturaleza, fue un tremendo superventas. Combinaba la ciencia y una hermosa prosa. Sería lo que llamaríamos un modelo para la escritura de la naturaleza actual. ¿Por qué era tan revolucionario?

Wulf: No tenía ningún miedo del lirismo. No tenía ningún miedo de decir, “Debemos usar nuestra imaginación y nuestros sentimientos para comprender la naturaleza”. Ningún científico hacía eso en aquel entonces. Los científicos escribían libros muy especializados básicamente para sus colegas. Pero Humboldt, puesto que creía que el conocimiento debía ser accesible a todo el mundo, democratizó el conocimiento. Ese fue uno de sus mayores logros. Escribía estos libros para un público general, no para especialistas.

Cuadros de la naturaleza es un hermoso ejemplo de ello. En cada capítulo, describe la naturaleza de formas muy poéticas. Habla de “hojas que se despliegan para saludar al sol naciente”. Esa no es la forma en la que un científico habría escrito sobre la naturaleza. Pero, al mismo tiempo, al final de cada capítulo, incluía esas largas notas que incluían los resultados y descubrimientos científicos más recientes. Así que si eras laico, podías saltártelas. Pero si eras científico y estabas realmente interesado en esos detalles, también podías leerlos.

chiranthodendron_pentadactylon_monochrome

Un dibujo botánico de Humboldt de una planta en Cuba.

e360: Nos habla de la democratización de la ciencia. También realizó giras de conferencias y habló ante grandes multitudes de gente que incluían mujeres.

Wulf: Básicamente Humboldt llevaba a sus audiencias por estos increíbles viajes desde la Tierra al espacio exterior, desde el más pequeño de los insectos hasta el más alto de los árboles. Hablaba de la migración humana, de las auroras boreales. Nunca leía sus notas —solo hablaba, así que era muy, muy animado. Y no cobraba nada por esas conferencias, y eso era algo que nadie hacía. La audiencia estaba formada por estudiantes, artistas y carpinteros, pero también por sirvientes y reyes. Y muchas eran mujeres, por lo que puso el conocimiento a disposición de todo el mundo.

Utilizaba un lenguaje sencillo y utilizaba ese tipo de poesía, con evocadoras descripciones de paisajes. Quería que la gente se emocionara por la ciencia y la naturaleza, y él tenía ese sentido de admiración por la naturaleza. Creo que por eso digo que es un modelo para la escritura de la naturaleza actual. John Muir, por ejemplo, hacía algo parecido a Humboldt en el sentido de que con sus descripciones cautivó a los lectores desde la costa este trasladándolos a Yosemite. Y los escritores de la naturaleza actuales también lo hacen, con observaciones científicas, pero también con la alegría pura de, por ejemplo, andar por la naturaleza.

e360: Usted menciona a John Muir, y nos comenta detalles sobre ese linaje ambiental americano que se crea con Humboldt. Háblenos un poco de ello.

Wulf: Creo que para mí esa fue una de las mayores sorpresas cuando estaba haciendo el libro, porque cuando me interesé por Humboldt y hablaba con la gente sobre él, la reacción más común que obtuve fue, “¿Quién es?”. Luego empecé la investigación y me di cuenta de lo increíblemente famoso que era o solía ser en América y el enorme impacto que tuvo sobre personas como John Muir. Muir, por ejemplo, de joven dijo: “Deseo intensamente ser como Humboldt”. Leía los libros de Humboldt con un lápiz en la mano, y sorprendentemente estos libros aún existen en la Universidad del Pacífico (University of the Pacific), en Stockton, California, de modo que podemos ver en la biblioteca de Muir sus ejemplares de libros de Humboldt.

Es muy común que a través de ejemplos, estando en la naturaleza, nos demos cuenta de la amenaza a la naturaleza.

Están muy subrayados. Es casi como escuchar a Muir tener una conversación con Humboldt. Y a través de esto podemos ver cómo estaba de influenciado por Humboldt en su pensamiento ecológico. Por ejemplo, subraya básicamente todo lo que Humboldt dijo sobre la deforestación y el efecto destructivo de la agricultura, pero también sobre esta idea de la naturaleza como red de vida. Hay esa cita tan famosa de Muir, que dice básicamente: “Cuando tratamos de destacar algo por sí solo, descubrimos que está enganchado a todo lo demás en el universo”. Eso es… puro Humboldt. Esta idea de que todo está conectado. Y solo si comprendes que todo está conectado, puedes realmente entender cómo estamos amenazando la naturaleza. Ese es el pedazo que Muir toma de Humboldt. Y la otra cosa que toma de Humboldt es esa alegría pura de la naturaleza.

e360: Usted escribe que la conexión entre conocimiento, arte y poesía, entre ciencia y emociones —Humboldt lo denominó “el vínculo profundamente arraigado”— es más importante que nunca. ¿Cómo es eso?

Wulf: Cuando escribí este libro, en un primer momento, lo que era más importante para mí era explicar que él es el padre olvidado del ecologismo, y todavía pienso que es increíblemente importante. Pero cuanto más he investigado sobre él, más me ha parecido que lo más importante era que no hace una clara distinción entre artes y ciencias. Creo que es algo que nos falta hoy en día, y que es una línea divisoria bastante nueva la que estamos dibujando. Realmente empezó a mediados del siglo XIX con la especialización de las ciencias, pero cuando veo los debates medioambientales actuales que tienen lugar en el ámbito político, realmente echo en falta este sentimiento de admiración por la naturaleza, este reconocimiento de que solo vamos a proteger lo que amamos.

Creo que Humboldt es tan increíble por el hecho de que no tiene ningún tipo de miedo de aceptarlo [sentido de admiración], y al mismo tiempo está totalmente obsesionado con las mediciones científicas. Cargó con 42 instrumentos científicos por toda América Latina, así que no era un romántico ingenuo. Ante todo creía en los firmes hechos de la ciencia. Pero también creía en los milagros.

Y eso es algo que echo en falta en todo el debate sobre el cambio climático. Porque siempre podemos ofrecer cifras a las personas, como por ejemplo, esto es lo que sucederá si la temperatura aumenta 2 grados. Pero es muy común que través de ejemplos, estando en la naturaleza, nos demos cuenta de la amenaza a la naturaleza. Creo que no podemos dejar el cambio climático solo en manos de los científicos; creo que es algo que debe trabajarse en muchos niveles, no solo en el plano científico, si queremos hacer algo por nuestro planeta.

e360: Se ha adelantado a mi siguiente pregunta. Iba a preguntarle sobre los aproximadamente 800 científicos que recientemente firmaron una carta abierta al presidente electo Trump, en la que le pedían que se tomara en serio la amenaza del cambio climático.

Me preguntaba, si Humboldt estuviera hoy aquí, ¿cuáles serían sus palabras de sabiduría para los científicos que siguen presionando a la administración de Trump?

Wulf: Yo intento evitar poner palabras o pensamientos en la cabeza de Humboldt, porque realmente no lo sé. Creo que sin duda sería uno de esos científicos que firman la carta, pero no estoy segura. Estoy tan sorprendida por la elección de Trump como todos, creo. Honestamente, estoy aterrorizada por tener a alguien que niega el cambio climático como futuro presidente de los Estados Unidos.

e360: Usted ha afirmado que si pudiera invitar a cenar a alguien de la historia sería Humboldt. ¿Me pregunto qué pregunta le haría?

Wulf: Sin duda mi pregunta sería: “¿Qué vamos a hacer con respecto al cambio climático?”. Esa sería mi pregunta, y estaría desesperadamente esperando que me diera una respuesta muy inteligente y brillante. Una cosa que creo que Humboldt diría es que estaría bastante conmocionado al ver en qué etapa nos encontramos. Considere el hecho de que él nos advirtió hace más de 200 años acerca del dañino cambio climático inducido por el hombre.

, , , ,